domingo, 25 de mayo de 2014

24



 
Foto: Harold Feinstein



Tuve que borrar tu voz para no beberte,
para no fumarte,
para no estrangular tu cintura.

-Miénteme-

Dime que la vida es bella,
que todo cuanto nos rodea no es real,
que vendrás a buscarme,
que seré princesa de tu cuento;
esclava de tu cama,
niña en tu regazo,
loba en tu mirada.

-Háblame-

Susúrrame al oído las mentiras,
sé mi siervo y besa mi pisada,
que sólo yo poseo tus ojos
y que las heridas
no duelen en la distancia.

-Succióname-

Lame este cuerpo dolorido
que encuentra su paz en los orgasmos.

6 comentarios:

  1. Un objetivo irrealizable supongo, aunque la atracción que provoca es energía para el gris diario.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Relamente el objetivo es olvidar al deseo. jajajaja, que tonta, nunca fui inteligente emocionalmente.

      Besos

      Eliminar
  2. Si nos entregáramos ciegos al orgasmo, el mundo sería mejor... Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguramente. Es la mejor de las cegueras. Besos

      Eliminar
  3. Tuve que borrar tu voz para no beberte,
    para no fumarte,
    para no estrangular tu cintura....

    MA GIS TRAL

    ResponderEliminar