viernes, 29 de enero de 2016

53

De lo real: lo imperceptible en ayunas,
de la mentira una verdad
que cambia de piel
y color.
Alejarse y en la distancia
no distinguir quien pudo ser
si fui yo
o eso creía
porque ahora es un extraña
quien habita el poema.

17 comentarios:

  1. Con la distancia y la perspectiva que nos da el tiempo,todo debería encajar,pero...

    Saludos Sandra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encajar no sé pero cambiar espero
      Te envío un abrazo

      Eliminar
  2. Desde Freud están un poco neuróticos los poetas.

    ResponderEliminar
  3. me gusta tu estilo diferente abrazos ce letras

    ResponderEliminar
  4. Tiene que existir un estado de perfección en que una mentira o una verdad sean inconsecuentes e intrascendentes.

    (Gracias por tus palabras en el blog).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡No te he dicho nada del poema! ¡Simplemente genial!

      Eliminar
    2. Perfección Raúl? Espero que no

      Eliminar
  5. ¿Cómo se puede expresar tanto en tan sólo diez versos?

    ResponderEliminar
  6. P-R-E-C-I-O-S-O! Es la maravilla de la brevedad no? las pinceladas justas,que impactan en la emoción. Me parece de estremecedora belleza.

    ResponderEliminar
  7. Me gustan mucho tus poemas,Sandra. Mi felicitación.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. A veces no soy yo; soy esa otra...

    Besos, polita

    ResponderEliminar