sábado, 16 de noviembre de 2013

2


Está rodeada de adoquines. Parece como una torre de paredes circulares. Comienza a derribarlas desde dentro. Se descubre otra piel, otra y otra. Una curtida piel de plomo tapa el moho y el musgo que duermen sobre un manto de tesitura frágil. Las armaduras cuestan mucho tiempo armarlas y buscar la torre más alta donde los príncipes encantadores no lleguen fácilmente. En este cuento no hay una madrastra mala que la encierre ni un padre protector que la tenga a buen recaudo.  Las caídas hicieron agujeros en las rodillas; cicatrices en los tobillos, arañazos por los brazos y costuras bajo el vientre.

A veces, no es suficiente colocar parches o remiendos. A veces, uno cava túneles para esconderse, apuntala maderos tras las ventanas o se mete en un bunker durante años.
A veces, la luz duele.
A veces, uno se envenena, asesinando premeditadamente al que gusta comerse la carnaza ajena. Esos caníbales que se engullen la bazofia que guardamos en el sótano. Buitres come entrañas que nos dejan vacíos y descoyuntados.
A veces, es el momento de derribar el muro.
 
 
 
 
 
 
 

17 comentarios:

  1. uno siempre edifica sobre las bases de otros edificios
    somos una pila ascendente de viviencias
    y también intrincados nichos bajo la luz del día

    raíz , tallo y semilla son la misma historia pero en distintos estratos

    me alegro por tu nuevo espacio, echaré de menos la poesía
    es lo que más me gusta

    besitos y me llevo el link para reemplazarlo por el otro

    ResponderEliminar
  2. que bueno que continues con INDARK, así podré seguir comentando tus poemas
    entonces lo copio de nuevo y lo pongo en el blogroll
    así si subes poemas lo sabré y lo leeré y comentaré

    muakk y feliz domingo
    acá estamos con elecciones presidenciales y otras más
    (4 papeletas por marcar )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. uerida Elisa, Tú sabes bien de etapas, o momentos, y hay momento para todo. Ya sabes, como te aclaré que la poesía sigue viva en INDARK, tengo tanto apeggo a esa casa que es como mi hogar, esta podriamos decir que es la residencia de segunda estancia.
      Desde ayer llegó aquí el inverno, está media España nevada y han descencido las temperaturas brutalemente, hace día de leer, escribir y magantear.
      A ti te toca hoy dar el callo como suelen decir por aquí, aunque últimamente de poco sirve peter papeletas a no ser que están valgan tanto como el dinero y entonces les demos sobres bajo manga a los manantes. UFFFFF que poco confío ya en los políticos.

      Suerteee con las elecciones.

      Besitos y buen domingo

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. lo cogeré por los cuernos para evitar las cornadas. Gracias y espero verte por aquí. Besos

      Eliminar
  4. Promete el proyecto, Sandra. Muchíiiiiísima suerte.

    Y besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soco, muchas gracias por darme el empujoncito necesario. Miles de besos nevados ;) que frío ¿verdad?

      Eliminar
  5. Yo creo que a veces es conveniente derribar muros, y dejar que vaya entrando la luz, y dejar de oir el silencio, a veces cuesta, y duele, "aunque debamos el luto necesario" hay que intentarlo ( a mi en su dia me costó su tiempo...)
    Como te dije en el anterior comentario, muchisima suerte Sandra! Sí que tiene buena pinta, sí. :D
    Un abrazo enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre lo es. No es bueno vivir en un bunker, seguramente así el día que algo se pueda filtrar dolerá mucho más. Quien sufre se hace fuerte, pero a veces desconfiado y el cerebro en seguida se arma de defensas que a la larga son inútiles. Hay que darle una oportunidad a la vida.

      Le daremos una oportunidad a la chica de ayer. Lo haceis posible y fácil.

      Un besazo

      Eliminar
  6. Pues a derribar los muros, ya es hora de volver a ver la luz.
    Y también de dejar de envenenarnos con la bazofia ajena.

    Un placer llegar hasta tu nuevo blog, Sandra.

    ResponderEliminar
  7. En ello estamos Jerónimo, en derribar muros en sacar oscuridades para vewr la luz, en desprenderse de los empedrados, los adoquines y las falsas paredes que levantamos. Gracias por estar aquí. No sé si podré llevarlo, supongo que poco a poco, y cada uno a su ritmo, m,e refiero al blog.

    Besos miles

    ResponderEliminar
  8. Yo lo voy haciendo a tramos, pero mis ojos no se acostumbran, calleron fotofóvicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Poco a poco g, habrá que tener paciencia. Benidita paciencia.
      a alguien recien operado de la vista tampoco le vamos a enfocar directamente

      Eliminar
  9. Hay que empezar a picar en esos muros, claro que sí. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Darío,
      Un pico no le vendría nada mal, un beso fuerte

      Eliminar
  10. otra hermosa ventana para visitar y deleitarse
    mil besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Miss, besos inmenso de orilla a orilla.
      y aquí te espero, derribando muros.

      Eliminar